ORIGEN DE
LA HACIENDA

La hacienda La Providencia es el corazón de Loco Tequila. Su historia, que se remonta varios siglos atrás, es la que le da a esta bebida una tradición. No se puede entender el valor que tiene una botella de Loco Tequila sin conocer el fantástico recorrido de esta hacienda a través de la historia de México.

Se encuentra enclavada en el Valle de Huaxtla, con el Volcán de Tequila hacia el poniente, y al oriente el cerro Cascahuín. En este valle se produjo tequila desde inicios del siglo XVIII (1701-1800). En ese momento había pocos habitantes en la zona, así que muchos de los encargados de la producción tequilera eran familiares.

Origen de la tierra Origen de la tierra Origen de la tierra Origen de la tierra
Origen de la tierra

En el siglo XVIII, la propiedad se llamaba El Zapotillo. El primer administrador de esa propiedad, que años más tarde se convertiría en lo que hoy es La Providencia, era Juan Marcelo Cortés.

Más tarde, en el siglo XIX, los hermanos Carlos e Isidro Rodríguez Camarena tomaron control de las haciendas de Huaxtla y El Careño. Ahí tuvieron destilerías y comercializaron sus productos por todo el país. El hijo mayor de Isidro, Carlos, se casó con su prima Elvira, hija de Carlos. La pareja aportó dinero para la construcción de una fábrica de tequila y un terreno de 2,000 hectáreas. A partir de ese momento se transformó en el centro productivo de El Arenal y uno de sus principales referentes.

Origen de la tierra
Origen de la tierra

Carlos Rodríguez Martínez le anexó una taberna, la mezcla de la fábrica y la taberna le dio a El Arenal una relevancia fundamental en la zona. Además, se incorporó tecnología industrial, la mejor que se conocía en aquella época. Esto hizo que la calidad de los caldos tequileros preparados ahí se reconociera a lo largo del estado de Jalisco.

Durante la Revolución mexicana, la propiedad sufrió, ya que fue atacada por los rebeldes. En uno de esos ataques fueron incendiados el casco de la hacienda y la taberna. Sus propietarios, como muchos hacendados de Jalisco, se fueron a vivir a Guadalajara o a la Ciudad de México, donde se encontraban más a salvo. Los empleados también debieron huir y la hacienda sufrió su primer abandono.

En 1946 fue adquirida por Avelino Ruiz Rosales. Para ese momento, la zona vivía un auge, gracias a la llegada del ferrocarril. Estos dos elementos cambiaron para siempre la historia de La Providencia. Ruiz Rosales era un hombre con enorme carisma. Cuenta el historiador y cronista Darío Chavira: “Fue el primer presidente municipal de El Arenal y además un empresario tequilero que se adelantó a sus tiempos; creador de fuentes de empleo en El Arenal, Guadalajara y la Ciudad de México; de los primeros tequileros que supieron el valor de la mercadotecnia y buen aplicador de estos principios, tal vez fue el arenalense más conocido fuera de El Arenal en el siglo pasado. Conocido por la sociedad jalisciense de aquellos ayeres como un empresario exitoso y primer exportador de tequila a Europa, gracias a la gran producción en la destilería La Providencia, con su marca Tequila Providencia Rey”.

Origen de la tierra
Origen de la tierra

Gracias al buen trabajo, los contactos y su visión del marketing, Ruiz Rosales puso El Arenal y La Providencia en el centro del mundo tequilero. Convirtió la propiedad en una de las destilerías más poderosas de México, con una inversión considerable de tiempo y dinero. Instaló equipo de última tecnología. Construyó en su hacienda una destilería con los elementos más poderosos de la época, todos importados desde Europa.

El tequila que se producía en La Providencia era de gran calidad y se exportaba a Europa y Estados Unidos. Quizá la marca se hubiera convertido en una de las más grandes del planeta.