NUESTRA LOCURA

Para muchos, la locura generalmente se asocia a la pérdida de la razón. Sin embargo, esta palabra tiene muchos sentidos diferentes. La locura puede ser entendida como una manera poco ortodoxa de hacer las cosas, de pensar fuera de las reglas establecidas. También puede ser la capacidad para renovar tradiciones que parecían imposibles de cambiar. Algunos de los grandes transformadores de la historia fueron llamados locos: Van Gogh, Beethoven, Dalí o Newton. Pero estos grandes genios en realidad pensaron fuera del centro y llevaron su arte hacia nuevas esferas.

nuestros terruños

Para los creadores de Loco Tequila, ésa es la medida de su locura: hacer una bebida como nadie más la hace en el mundo. Arturo Morán, CEO y director general de Loco Tequila, cuenta que cuando iniciaron, muchos los llamaron locos. No sólo por iniciar un proyecto en un mercado tan complejo, sino por buscar hacerlo de manera diferente. Pero siguieron con la certeza de que esa locura los llevaría a lograr algo fuera de lo común.

Una vez que decidieron el proceso y encontraron el terruño para establecerse, vinieron las pruebas. Morán, el maestro tequilero Alberto Navarro y el resto del equipo de creadores empezaron a definir los rasgos de su tequila. Obviamente debía ser una bebida muy refinada, pero con carácter: un tequila de abolengo, pero suave y sedoso en su sabor. Esto tomó mucho tiempo de pruebas y experimentaciones. Desde el comienzo tuvieron muy presente su deseo de respetar las reglas de pro-ducción tradicionales de la región de El Arenal. Su idea fue siempre hacer tequila como se hacía antes, pero con la precisión de la técnica actual.

En el momento en que decidieron que la casa de Loco Tequila sería en El Arenal y en la hacienda La Providencia, tomaron decisiones que para otros productores parecían absurdas. Por ejemplo, cuidar cada detalle del proceso desde el campo, donde se realiza la selección de los mejores agaves del terruño y se hace una doble jima para dejar la piña sin restos de hoja, lo que asegura que los componentes amargos de las bases de las hojas o pencas no sean transferidos a la producción. Eso significa perder un porcentaje importante del peso de las plantas, y aumentar el costo, pero el impacto en la calidad se justificaba.

Para la destilación, decidieron usar únicamente alambiques de cobre. Esa destilación, lenta y meticulosa, con un control muy específico en el corte de cabezas y colas, permite hacer una selección más fina de los alcoholes más puros. Además, se hace en alambiques pequeños, como el caso de su rectificador de 350 litros, mientras que los tequilas más industriales se hacen en alambiques de varios miles de litros o en columnas de destilación más industriales. De nuevo, eso suponía un cuidado extremo sobre el producto.

El equipo de Loco Tequila buscó las mejores plantas y todo el conocimiento de la región para asegurar la más alta calidad y estableció alianzas a largo plazo con la comunidad. Se acercaron a los agricultores locales, que se destacan en la región por su conocimiento profundo de la producción de agave. Comenzaron el proceso de producción en el taller de Loco Tequila, retomando procesos artesanales e imprimiendo su locura para dar vida a este proyecto único.

nuestros terruños nuestros terruños

Por último, otro de los grandes pasos es la restauración de la hacienda La Providencia. En esta nueva etapa, sus propietarios quieren recuperar el esplendor de su pasado, pero también llevarla hacia el siglo XXI. Para esto tienen a un equipo de arquitectos y restauradores que están todos los días en la hacienda para hacer de este sueño una realidad. Por un lado, se respetarán algunos de los espacios más emblemáticos del lugar: sus jardines, mobiliario y obras de arte. También algunos de los instrumentos que Avelino Ruiz Rosales importó para la producción en su momento. Asimismo, se restaurará un imponente mural que se encuentra a la entrada de la hacienda. Al mismo tiempo, el equipo trabaja en la adecuación de algunos espacios para la construcción de una destilería destacable, con la convicción de que el resultado será —por su calidad, cuidado y tecnología— la mejor fábrica tequilera de nuestro país. Se destinarán espacios para cada uno de los pasos del proceso productivo: cocción, extracción, fermentación y destilación. Y habrá salas de cata, un museo del tequila, una cava, un hotel y varios espacios para eventos. La locura de Loco Tequila está en imaginar un futuro brillante sin dejar de reconocer la tradición tequilera, una de las más importantes de la historia de México.

nuestros terruños

¿ALGUIEN TE HA
LLAMADO LOCO?

Estas en el camino correcto. Loco de locura. Locos como esas personas que llaman raras por atreverse a hacer las cosas diferentes, pensar diferente, imaginar lo inimaginable. Cuestionar reglas preestablecidas y prácticas estándar. Aquellos que tienen la pasión, la ambición y la voluntad de innovar, de crear, de romper paradigmas, de lograr lo imposible, para liderar a la humanidad en su camino para avanzar y dar esos grandes pasos que cambian la forma de vida del mundo. Aquellos pioneros y rebeldes que se atreven a crear una visión única para crear sueños, para hacer realidad lo imposible como: Beethoven, Van Gogh, Dali, Picasso, Gandhi, Hemingway, Mandela, Gates, Jobs, Musk… Creando, innovando, abriendo camino y seguir tus sueños para dar un paso adelante e inspirar a la humanidad.